Reseña teatral: “Toska”

Toska. Función sábado 17 de junio. Teatro Central (Sevilla). Taller Fin de Estudios. 4º Interpretación & 4º Escenografía. (ESAD).

Reparto: Inés Monjardino, Manuel Ignacio Badiola, Macarena Cebrían, José Carlos Pérez, Julia Riobóo, Belén Acosta, Rocío Monjo, Bea Ruiz, Marie Espejo, Paula Rubio, Gloría López, Lola Garrido y Sonia Ramos.
Dramaturgia: Mar Rodríguez.
Creación colectiva escenográfica: Triana Mata, Carlos Chacón, Loreto Atienza, Nelson Salinas, Manuel Cid.

 

El final de un nuevo camino.

Como bien marcaba la sinopsis del espectáculo, “Toska no tiene definición”, es complicado resumir en pocas palabras el sentir de esta propuesta. En ella se nos habla de dolor, de desolación y, sobre todo, de olvido. Porque la guerra que nos contaron no tenía nombre ni una fecha determinada. Y no hacía falta.

_AJW1313

Toska. Fotografía Antonio del Junco.

El espectador ve ante sus ojos pasar la penuria y la desolación que trae cualquier guerra. Ya sea pasada, actual o la que quizás pronto vayamos a sufrir en nuestras propias carnes. Una u otra hablan de lo mismo; de bandos divididos, de rencores hacía el que está al otro lado y, sobre todo, del horror. De todas esas barbaridades que somos capaces de hacer en nombre de la guerra.
Toska empezaba con una estética diferente, nos transportaban con el vestuario a un ambiente un tanto futurista, aunque como se dice antes, el espectador tira de recuerdo para identificar lo que está aconteciendo en la escena. La puesta en escena juega en papel fundamental en la obra y, a pesar de que el Teatro Central brinda una oportunidad increíble por las características del escenario para hacer un gran despliegue escenográfico, la propuesta llama la atención por su buen planteamiento donde destaca un buen equilibrio entre objeto-actor.

El elenco de actores juega con una serie de objetos contundentes para ir creando los diferentes espacios. Objetos que, aunque rígidos y de gran tamaño, parecen moverse con la misma facilidad que los actores por la tarima. Además del buen diseño de luces y sonido que acompaña a los personajes en todo momento. Sin duda, el trabajo que corresponde a la escenografía es de aplaudir, ya que hace que la propuesta sea muy viva en todo momento para el espectador.
En lo que respecta a los trece actores, las interpretaciones están en una muy buena línea. Y, pesar de que desarrollan una coreografía continua de acciones, movimientos y transiciones con los objetos, las voces no van aceleradas ni afectadas por esas accciones que se acaban de suceder a gran intensidad. Y es que, si algo tiene este espectáculo es un continuo de contrastes entre las transiciones que se desarrollan de manera coral, normalmente a un ritmo alto, y las escenas que se van desarrollando entre pocos actores.

_AJW1494

Toska. Fotografía Antonio del Junco.

Sería muy complicado destacar interpretaciones individuales al tratarse de un trabajo tan colectivo, aunque sí se puede decir que estuvieron en todo momento en una interpretación muy emotiva, llevando de muy buena manera el mensaje, sin caer en dramatismos que hubiese forzado a los actores. Y destacando esos pequeños momentos de cierta comicidad que iban soltando tensión en momentos determinados.

Por último, hablando de la dirección, habría que destacar el hecho de solventar sin problemas la gran diferencia entre el número de actrices, diez, y actores, tres. A pesar de que en la obra el sexo de los personajes no es importante, visualmente es algo que el espectador no puede ignorar, más aún cuando el perfil físico de las actrices es bastante parecido y el vestuario es idéntico para todos. Y parte de esa buena solución es el despliegue que se muestra de diferentes registros entre los actores y actrices que ayudan al espectador a olvidarse de esa cuestión y disfrutar de las interpretaciones.
Desde luego, estamos ante una muestra final de estudios de gran nivel, que nos recuerda y pone en aviso de que una nueva generación de actores y escenógrafos empiezan su andadura. La cuestión es si esta ciudad sabrá darles la oportunidad que se merecen y para la que durante tanto tiempo se han estado preparando.

Reseña: Alberto Mejías.
Fotografía: Antonio del Junco.

Anuncios