Entrevista a Estrella Sublime

Y llegó, como cada temporada, “Estrella Sublime”. El espectáculo que año pasa por Sala Cero para hacer de nuevo las delicias del público. Y no se puede decir que su éxito sea por casualidad, son ya diecisiete temporadas las que avalan a este proyecto que ronda ya las 700 representaciones y cerca de 200.000 espectadores.
Nos colamos en el camerino de Lola Marmolejo y Charo Urbano quienes, mientras se dan los últimos retoques antes de la función, charlan con nosotros. Además, también se une al encuentro Juanma Buzón, quién lleva la coordinación del espectáculo.

Camerino

Charo Urbano y Lola Marmolejo

P – ¿Qué significa para vosotras Estrella Sublime?
Lola: Para mi ahora mismo es mi vida profesional. El hecho de hablar de Estrella Sublime es hablar del sitio donde me centro a nivel laboral, donde me desarrollo como actriz en el escenario y sigo teniendo, y creo que no miento, la misma ilusión que cuando empezamos. Evidentemente es muy cansado, nos coge una época de muchísimo calor pero, de cara a lo que es trabajar en el escenario con Charo, te juro que como el primer día. Además, bien. Como ya va una para mayor (risas) pues quiera que no te da seguridad el hecho de tener un texto tan trillaito para poderle sacarle jugo.
Charo: Bueno, yo es que cogí la obra bastante rodada pero, para mí, después de nueve o diez años, veo que la Estrella siempre va creciendo. Noto una mejora en el personaje, cambios y que se afianza más. Además, vamos hablando de cosas que van pasando en el momento. Entonces, para mi es una obra que sigue creciendo y que no paramos de encontrarnos cosas nuevas temporada tras temporada. Me lo sigo pasando muy bien y bueno, aguantando a ésta (risas) ¿tú sabes lo que es tener a la virgen todo el día encima?

P – Lleváis mucho en la escena con un mismo espectáculo. ¿Habéis notado evolución en el espectador que viene a veros?
Lola: Si te digo la verdad no. Nosotros tenemos un espectáculo de amplio espectro. Lo mismo viene gente muy mayor, como el jueves pasado que vinieron un grupo de unas 150 mujeres de Coria que estaban haciendo la ola antes de empezar nosotros. Vienen muchas personas del colectivo gay, porque con la obra se crea cierto entendimiento con la virgen, gente joven y, sobre todo, una cosa que a nosotras nos gusta mucho y es que viene generaciones diferentes de la misma familia y eso es muy enriquecedor. Y luego, a nivel de evolución, yo no creo que hayamos sentido un cambio en el público. De hecho, el público se sigue riendo, cosa que nos da mucha tranquilidad, Y, otra cosa que nos gusta mucho es que nos hable y comente gente que lo ha visto en muchas ocasiones, como por ejemplo gente que viene cada temporada, o gente que vino a vernos hace muchos años y ahora vuelve a visitarnos y comentan, “Increíble, estáis igual de frescas”. Y eso nos da mucha tranquilidad.

DSC04911-1 copia

Charo Urbano

Juan: Con respecto a eso quiero añadir que a partir del 2008 el texto se limpió, y acortó la duración de la obra. Además, que fue cuando entró Charo. Ella junto con esos cambios que te digo hizo que el espectáculo fuese para un mayor espectro de público que, aunque siempre lo fue, en ese momento se amplió más. Es un espectáculo del que puede disfrutar desde la persona más intelectual a una persona con menos conocimientos o cultura teatral y eso es destacable porque a partir de ahí empezamos a hacer dobletes y llegar a más público.

Cuando se estrenó Estrella Sublime, año 2001, se producía y vendía de una manera diferente a como se hace ahora. ¿Creéis que ahora es más complicado? ¿Estrella sublime tendría el mismo éxito si se estrenase hoy?

Charo: Hombre, ahora mismo es muy difícil vender el producto, tanto por lo que tenemos en lo alto con el IVA Cultural y además porque hay mucha oferta. Es difícil vender un producto, pero un producto como “la virgen”, que como dice Lola, le gusta a tanta gente, abarca tanto público que, yo creo que sí sería fácil venderlo. Tenemos compañeros que hacen cosas buenas y siguen produciendo. Lo que pasa que nosotras tenemos un recorrido que… vamos, que nos quiten lo “bailao” (risas)
Juanma: Yo creo que vender hoy en día es muy difícil porque no hay foros donde venderse. Hoy en día como no trabajes en una sala privada, todo lo que son instituciones públicas tienen la puerta cerrada. Entonces, para ir a una sala privada, ésta quiere cierta garantía y claro, vendes si eres un grupo consagrado. Un grupo que ya tenga unos seguidores si puede producir sus espectáculos porque tiene fácil donde venderlo. Por lo tanto, para grupos que no tengan un espectáculo, valga la redundancia “estrella” lo tiene muy difícil. Porque incluso nosotros con este espectáculo tenemos muchas veces situaciones que son lamentables. Escenarios que son públicos te ponen unas condiciones pésimas. Y, evidentemente, cuando la sala es privada pues el riesgo lo asumimos las dos partes y es algo normal. Pero los ayuntamientos no pueden gestionar la cultura de esa manera. Nos han llegado a plantear condiciones irrisorias donde iba a ganar más hacienda que nosotros. Sitios donde vas a taquilla, asumiendo tú prácticamente todo el riesgo y claro, como vas a taquilla, no te promocionan y por lo tanto va menos gente.
Francamente es un abuso el que se da en ciertos espacios públicos y nosotros por lo menos tenemos esto, que nos da cierta estabilidad. Pero es que cualquier compañía tiene que ir a jugársela muchas veces y así nos va. Y la conclusión de todo esto es que, no es que ese tipo de espacios no quieran arriesgarse, es que directamente quieren ganarles dinero a las compañías

DSC04920-1 copia

Lola Marmolejo

Después de tantos años, ¿En algún momento os habéis planteado decir, “hasta aquí Estrella Sublime”?
Lola: El hecho de decir “hasta aquí el espectáculo”, no nos lo hemos planteado. Eso sí, hay siempre muchas dudas. Nosotros nunca tenemos la seguridad de que esto vaya a funcionar la próxima temporada, ni siquiera si vamos a venir. Siempre lo dudamos. Yo cada vez que llamo a Ángel en navidades o así, siempre me dice “hombre, pues claro”, pero hasta que no me dice eso no nos quedamos tranquilos. Y lo de llenar parece una cosa muy fácil, pero es muy difícil hacer coincidir a toda esa gente y el esfuerzo que supone para ellos. Nosotros cuando vemos las butacas llenas nos quedamos muy tranquilos. Eso, por un lado, por otro te digo que mientras yo me sienta nerviosa a la hora de empezar y todas esas historias, esto va a seguir. En el momento que yo vea que estoy en el escenario y me da igual, que esto lo digo por mí, luego cada uno tendrá su opinión, pero si yo vengo y es como si viniera a picar en el trabajo, pues diría que no. Y mira que cuesta, porque los años se notan, y no es moco de pavo, es verdad. Yo no me acuerdo ni con qué edad empecé, y ahora claro me canso más y es lógico. Pero, por lo demás, para adelante. Y por supuesto, mientras esto siga funcionando y el público venga y siga riendo, aquí seguiremos.
Juan: Estrella Sublime tiene dos partes, bajo mi punto de vista y que son fundamentales para que hayamos continuado durante todo este tiempo y que queramos continuar. Primero tiene un cuerpo básico que funciona estupendamente, que ese es estable y permanece. Y luego la parte de respeto al público. Tanto al nuevo como aquel que viene a repetir se le regalan nuevas cosas, como ha dicho antes Charo, el que repite se lleva sorpresas y eso es lo que hace que el espectáculo se mantenga vivo. Y es que se han dado caso de personas que es que han venido a vernos veintitantas veces
Lola: Si, si, vamos. Que te quedas, ¿pero nosotros quiénes somos?
Charo: Como la Macarena, salimos todos los años (risas)
Lola: Y para nosotros otra cosa que puede parecer muy tonta pero que nos hace mucha ilusión, y es que viene gente que es la primera vez que viene al teatro. Sobre todo, personas mayores. Y, para nosotros, eso es muy estimulante porque claro para ellos esto es un descubrimiento, eso de que te dicen que pasan las cosas en directo que, por mucho que le hayan explicado, cuando ve que pasa cualquier cosa, cuando alguien suelta algún comentario durante la función y nosotros hacemos una réplica, o que ocurre cualquier incidente y se solventa sobre la marcha, alucinan. Y eso para nosotros es un punto.

DSC05015-1 copia

Juanma Buzón

Siempre se habla de la obra, pero quizás poco de la propia compañía, Bastarda Española, y de vosotras como actrices. Contadnos que hay más allá de esta obra.
Charo: Pues tenemos otros espectáculos, aunque como ha dicho Juanma cuesta venderlos y que comparados con Estrella Sublime se han movido menos, pero están ahí. Lola tiene uno solo que es “Carmen confía” que lleva incluso más años que este espectáculo y también “Retratadas” que tuvo muy buena acogida del público.
Juanma: Lo de “Retratadas” es muy curioso. Llenábamos y tuvo mucho éxito de crítica, pero, ¿Qué pasa? Que nos cogió la época de la crisis y ya no hay dinero público y te tienes que ir a un escenario privado y ahí no tuvimos continuidad. A pesar de que teníamos buena acogida y aceptación, no llenaba tanto como este. Y fíjate que caso, ¿no? La misma compañía pero, si un espectáculo que deja huecos en el público ya no interesa y cuesta muchísimo programar.
Charo: Y luego somos dos actrices que se buscan la vida, casting, micro.
Juan: Y lo último, que hay que decirlo.
Charo: Bueno, lo último es que me han dado una sección en Canal Sur. Vamos que estrené ayer y fue muy bien. Y ahí seguimos, este trabajo es así.
Por otro lado, a mí me gustaría decir que lo más importante es que después de tanto tiempo esto se convierte en una familia. Son muchas horas en el escenario, carretera y demás. Bueno, y aguantar a este hombre (risas) y la verdad es que hay muy buen rollo y eso se nos nota. Son las ganas que decía Lola, ¿seguimos con el espectáculo? Seguimos con el espectáculo. Primero, porque es un bastinazo y sigue vivo porque seguimos metiendo cosas y es algo que nunca va a pasar de moda. A parte de eso, la complicidad que tenemos y eso hace que tengamos muchas ganas de trabajar juntas. Y lo que hace que no trabajemos más juntas en otros proyectos es la falta de presupuesto porque sino haríamos más cosas.

“Estrella Sublime” de Cía Bastarda Española. Hasta el 25 de junio en Sala Cero.

Entrevista: Alberto Mejías.
Fotografía: Alejandro Talaverón.

Anuncios